cabeza

cabeza

jueves, 3 de mayo de 2012

ALEGRÍA Y ENTRETENIMIENTO Nº 6

¿Que tal Amigos? en esta ocasión les traigo otro ejemplar de lo que yo llamaría "Las aventuras editoriales de Ram" o sea: Lo que Eduardo Ramírez, el creador y director artístico de El Mil Chistes (hasta el número 222, en que fué vícima del despojo de su parte del convenio por el editor, y la posterior demanda por la prima de éste, misma que por su manifiesta ineptitud, en un tiempo mas acabaría lamentablemente con El Mil Chistes) -Decía, pues- Que este título fue uno de dos que editó Ramírez después de su salida de la Editorial AGA. Como les comentaba en un anterior aporte al blog sobre esta revista, creo que está sobrecargada de elementos, tornándose por ello muy pesada su lectura y disfrute; aunado a esto, nos percatamos de la pésima impresión por parte de los talleres; estos y otros elementos, a mi modo de ver, hacen que la publicación adolezca del atractivo y la frescura que había en El Mil Chistes. 

 La portada como ven, está trazada por Andrés Cisneros, pero con el personaje creado por Daniel Benítez "El Chido Guan" y pintada por mi. 
El insigne "regolucionario" Sósimo Memelas luce imponente y agresivo, junto con Asnulfo, su fiel compañero. Desde luego que esta ilustración hace alusión a una historieta del interior, misma que ya había sido editada en el Número Especial de la Revolución Mexicana, un extra de El Mil Chistes, pero Ram seguramente  se quedó con los originales, y los republicó en Alegría y Entretenimiento, lo mismo que otras secciones de ese número, como verán ustedes a continuación. 

 En los interiores hay muy buenas obras de Andrés Cisneros, de Daniel Benítez, de la dupla Víctor Álvarez-Cándido Anaya y bastantes colaboraciones de Don Trinidad Romero con sus aportes de Fotomontaje con el buen medio tono de Moisés Céspedez (seis cartones) y hasta una historieta del genial maestro y gran amigo Ángel Mora (Autor gráfico de la revista Chanoc), pero todo este excelente bagaje de arte genial desmerece muchísimo con la pésima impresión y la malísima selección de color de los talleres. Creo que esto último fué lo que le dió al traste a esta publicacion, pero de ustedes amigos lectores, es la última palabra. 

 Este aporte está en PDF y asi lo pueden descargar, o solamente leerlo en línea. Cuando se me solucione el asunto del robo descarado por parte del tal CODA, del sitio AVAXHOME de mis ejemplares, continuaré poniendo los links de descarga normales en este blog. 

Por esta medida extrema, pido una disculpa a ustedes, amigos.

           





2 comentarios:

  1. Andeles!, este ejemplar yo si llegué a tenerlo... Recuerdo que lo compré en una visita que hice al D.F. pero en ese entonces lo consideré como un "especial" de el mil chistes; y esto por ver a todos los ex-colaboradores y personajes.

    Y es que -si nos puede aclarar el punto, Maestro- nunca hubo mención o anuncio de la salida de RAM y quienes le siguieron ¿verdad? simplemente todo siguió "normal"... ¿es así o yo desvarío?

    Salud-os Maestro!

    ResponderEliminar
  2. Asi es mi estimadísimo amigo Kcidis. nadie aparte de los colaboradores, se enteró de la injusta y arbitraria salida de Ram de la Editorial AGA. Lo peor fue que la prima del editor, que de ahí en adelante se ostentaría como "Directora Creativa", demandó a Ram con una fuerte suma por haber él publicado una historieta a medio tono donde aparecía ella como actriz. Posteriormente cuando la revista fue vendida a EJEA, por las broncas económicas del editor, aquella prima fue nombrada directora de El Mil Chistes y en cosa de un año le dió "cran". Comenzó por empezar a despedir a los mejores colaboradores quesque "por que cobraban demasiado" ($350ºº en ese tiempo) y a meter a chicos principiantes que nada sabía de profesionalismo, a los que les pagaban algo así como $30 o $40 por cartón y para el colmo, me corrió a mi, y metió a portadistas que nada sabían de humor, y en cosa de un par de meses tristemente la revista se fue a pique.
    Aparte, en la entrada del nuevo milenio, le cambió el nombre por la soberana jalada de "EL DOS MIL CHISTES DEL MILEÑO" y pienso que eso fue lo que le dio la puntilla a la publicación.
    Lo triste es que una revista con cerca de 800 números publicados y un sinfín de lectores asiduos, por una serie de estupideces por parte de gente inepta, se fue al caño.
    Asi fue la triste historia del fin de El Mil Chistes, amigo Kcidis.
    Hasta pronto y muchas gracias por comentar...
    Un Abrazo, Bye...

    ResponderEliminar